Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

¿Cómo elegir un buen hosting?

Un hosting es un servicio de alojamiento web que ofrecen un gran número de empresas en internet. Digamos que es un espacio de la red en dónde se situará nuestra página para que sea visible por el usuario que consiga llegar a ella.

Un proveedor de hosting se dedica a alquilar un servidor que estará conectado a Internet; en este mismo subiremos todos los archivos que componen la página.

¿Sabías que la elección del hosting puede condicionar que tu proyecto web esté destinado al éxito, o al fracaso? Por ejemplo, si elegimos uno de mala calidad, es posible que funcione tan lento que el usuario no quiera esperar a que cargue la web. Google también considera la lentitud como un factor penalizable; es decir, que estaremos perdiendo una cantidad de visitas muy considerable.

¿En que nos tenemos que basar para elegir un buen hosting?

Principalmente, el mejor hosting recomendado en España es aquel que no dispone de interrupciones y oferta un buen precio a cambio de altos datos de consumo de ancho de banda así como de adicción de dominios adicionales, por si tuviéramos en mente alojar más de un sitio web.

Para los más nuevos, destacar que se deberían de fijar y bien en los siguientes puntos con el fin de escoger aquel que más le convenga según sus necesidades.

Tipos de hosting 

Tenemos dos tipos de hosting: gratuitos y de pago.

Los gratuitos están bien para hacer nuestras primeras pruebas, para saber cómo funciona el mundo del alojamiento web. Para un proyecto serio, al que realmente le queremos sacar rendimiento, necesitamos si o si un hosting de pago.

Un error muy habitual consiste en pensar que podemos ubicar el proyecto en uno gratis y que, si este empieza a tirar, ya lo migraremos a uno de pago.

¿El problema? Puede que con un hosting gratis nunca te funcione como debería.

¿Otro problema? Los hostings gratis se suelen mantener a base de publicidad, por lo que es habitual que en ellos se cuele algún que otro anuncio en la web.

Herramientas incluidas

Nuestra recomendación es que apuestes por un servicio de hosting que disponga de herramientas para instalar de forma automática, por ejemplo, algunos CMS como Joomla o WordPress.

Por si nunca las has usado, estas herramientas te ayudan a ahorrar mucho tiempo; con tan solo hacer un click y rellenar algunos datos básicos, tendremos instalados los CMS sin tener que haber subido el archivo de forma manual, sin tener que estar creando bases de datos, o cualquier otro trámite.

Capacidad

Evalúa la capacidad en disco que propone el servidor. Esto realmente dependerá de las necesidades de tu proyecto web; por ejemplo, una página corporativa que tenga siempre la misma información, puede conformarse con tan solo 1GB. Sin embargo, si estamos subiendo contenido sin parar, incluso vídeos, puede que necesitemos hasta 50GB.

También apuesta por un servicio de hosting que sea escalable; es decir, que podamos ampliarlo fácilmente llegado el caso.

Atención al cliente

Lo hemos dejado para el final pero, debido a su importancia, es posible que debiera haber estado en las primeras posiciones.

Apuesta por un servicio con una buena atención al cliente; que tarden lo mínimo en contestar a los tickets. Si tenemos alguna duda o si se produce algún problema con la web, no tardaremos en conseguir la solución buscada y es que a nadie le gusta tener su web inaccesible, una vez terminada por un problema del servidor, con el daño tanto a nuestra imagen como al bolsillo, por la pérdida de dinero que podría suponer un hosting caído.

Con estas claves podrás valorar cual es el mejor alojamiento web dependiendo de las necesidades de tu proyecto