Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

¿Puede una pyme competir al mismo nivel que las grandes empresas?

Tenemos una buena noticia para emprendedores, startups y directivos de organizaciones pequeñas y medianas. El tamaño de una empresa no determina el éxito de esta: solo la gestión es un factor determinante. No hay que olvidar que las grandes compañías fueron pequeñas un día. Pero para conseguir salir adelante las pymes deben contar con un kit de supervivencia conformado por la transformación digital y el trabajo inteligente, por ese orden. Un trabajo inteligente es aquel que nos permite ahorrar tiempo y recursos independientemente de nuestro punto de partida, sacando máximo partido a lo que poseemos. Y la forma de conseguirlo hoy es a través de la transformación digital. Solo se puede ser ‘work smarter’ con ella. La tecnología y el medio digital no solo forman parte de una estrategia, sino que deben ser incorporados a nivel interno, como parte del mecanismo del día a día dentro de una empresa.

Para apostar correctamente por la transformación digital se hace necesaria la adopción de herramientas digitales que integren diversas funciones: si lo que buscamos es ser más ágiles y eficientes no podemos intentar solucionarlo desde mil puntos distintos. En el caso de Teamleader se integran las tres principales competencias de una empresa: gestión de CRM, planificación de proyectos y facturación. Además, para ir mejorando de manera continua, el sistema debería sincronizarse con un marketplace a otras herramientas (desde Microsoft Office y Linkedin hasta MailChimp).

Un sistema de transformación digital permitiría, por un lado, a la alta dirección y a responsables de proyecto ahorrar tiempo al no tener que dedicarse a tareas mecánicas como la facturación, el registro de horas y el control manual de las rentabilidades y, por otro, un mayor control de los proyectos, al tener de forma inmediata información sobre el estado de los mismos.

Ya sea para mejorar o para seguir teniendo todo bajo control a medida que la empresa crece, la transformación digital nos permite ver qué proyectos o campañas están bien encauzados y cuáles requieren más atención. También observar que responsable del equipo tiene demasiadas tareas en un momento determinado y necesita refuerzos.

La importancia de control de tareas y gestión de personal repercute en cuatro ámbitos de manera beneficiosa para nuestra compañía. El primer punto es la satisfacción del cliente, crucial para que las personas vuelvan a contratar nuestros servicios y pasar de colaboraciones puntuales a contratos a largo plazo. Herramientas como Teamleader permiten a los clientes estar siempre informados sobre sus proyectos y realizar consultas a través de la plataforma personalizada Projectcloud, así como contactar con la persona que esté realizando una tarea concreta.

El segundo punto es la sinergia dentro de una compañía. En un mundo en el que cada vez encontramos más multidisciplinariedad, más personas de diferentes edades y mayor multiculturalidad dentro de las empresas tenemos que ser capaces de aprovechar el talento de cada uno de nuestros trabajadores. A cualquiera de ellos se les puede ocurrir la idea que revolucione nuestro negocio. Para favorecer la participación de todos se hace necesaria la existencia de un lugar digital que recoja todos los avances y procesos para conseguir una mayor comunicación.

El tercer ámbito es el de la colaboración. El experto irlandés en management Charles Handy predijo la “teoría del trébol”, que sostenía que una empresa contará con solo un 20 por ciento de profesionales en plantilla. Esa tendencia ya se está cumpliendo y como consecuencia se necesita de un mayor control y planificación para conseguir que el mecanismo, con diferentes piezas implicadas, funcione. Se necesita de un sistema que una a partners físicamente distantes.

La apuesta por la transformación digital y el trabajo inteligente dará lugar a un trabajo de calidad. Cumplir los objetivos no tiene que ser sinónimo de pasar demasiadas horas en la oficina. El cansancio de los trabajadores y el no tener claros los objetivos llevará a realizar un trabajo de menor calidad. También en los negocios la felicidad y el bienestar son la base de todo.