Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Cómo seducir a los consumidores en 2018

Ya no basta con hacerles sentir especial, sino con entender quién es realmente y crear un vínculo en tres momentos importantes de su vida.

La llegada de 2018 trae un gran desafío para las marcas. David Castejón, director de la agencia de comunicación, marketing y publicidad, Make360, aseguró que el reto a vencer en este nuevo año de ‘infoxicación’ (sobrecarga de información) es lograr posicionarse en las mentes ocupadas de los consumidores, quienes reciben 5,000 impactos publicitarios diarios, pero solo procesan 10% de estos.

Durante su presentación en EXMA México 2017, evento de marketing en el que se dan a conocer las tendencias de la industria, Castejón explicó que hacer sentir especial al consumidor ya no es suficiente para mantener su fidelidad, pues cada minuto se crean 571 marcas nuevas en el mundo, lo que vuelve obsoleto el esfuerzo que éstas hacen para brindarles experiencias únicas.

“Las marcas sueñan con tener a los consumidores rendidos a sus pies, sentirse deseadas y anheladas, pero si no se esfuerzan para que las vean distinto, es como si no existieran (…) El gran error que cometen es querer posicionarse en un sector y ofrecer sus productos o servicios, en lugar de atender las necesidades de la gente”, mencionó el directivo de Make360.

El especialista puso como ejemplo de empresa que sabe llegar a su cliente y satisfacer sus exigencias a Fiat. La marca automotriz, con el anuncio ‘What bad boys drive” –en el que se observan las pruebas de seguridad que hacen los empleados de la compañía para un auto conducido por hombres que provocan reacciones negativas en sus acompañantes–, le habla directamente a su público objetivo.

No se trata de crear comercial bonitos o hacer encuestas de satisfacción al cliente, ni mucho menos de enviarles mensajes el día de su cumpleaños, refirió Castejón, sino de generar un vínculo con el cliente en tres momentos importantes: antes, durante y después de la compra.

“El problema es que las marcas solo interactúan con los consumidores mientras estos adquieren el producto, pero olvidan que para decidir hay un proceso comparativo y que al salir de la tienda nacen las buenas o malas recomendaciones”, agregó.

Estar inmersos en un mundo de etiquetas no ayuda a las marcas, dijo el experto en marketing y publicidad. Y es que encasillar a los consumidores, ya sea por sexo, edad, religión e, incluso, forma de vestir y actuar, es la mejor manera de arruinar un negocio. “Hoy la segmentación debe hacerse con lupa para entender cómo es realmente el usuario. La única variable que ayuda a dividir al público son sus intereses”, aseveró.

Foodies, petlovers, influencers, techies y runners son algunas de las categorías en las que deberían concentrarse las marcas. “Hay que recordar que no se le puede vender todo a todos, es decir, ninguna marca es capaz de resolver todos los problemas de todos los usuarios”, explicó.

El consumidor en este mundo lleno de información se define con tres características: impaciente (todo lo quiere para ayer), inmediato (busca productos que satisfagan sus necesidades actuales) e infiel (se va con la que le ofrece mejor servicio y precio).
Y hay dos factores a los que recurren las empresas para atraer su atención:

1. Empatía. Las marcas buscan tener un vínculo gracioso y simpático con los usuarios. La cerveza Schneider lanzó ‘Perdón’, anunció en el que se disculpa con las mujeres por las actitudes machistas de los hombres y, a cambio, les ofrece una bebida madura.

2. Toca fibras. Emociona al consumidor con sentimientos de felicidad, tristeza o melancolía. Para celebrar el Día de las Madres, LAN difundió ‘#TeQuieroHastaElCielo’, una campaña en la que las mamás viajeras recibían mensajes de sus hijos, quienes se disculpaban por no pasar el día con ellas.

Fuente: Expansión