Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

EEUU aprueba una norma que acaba con la “neutralidad de la red”

La anterior legislación, impulsada por Obama impedía que las empresas proveedoras de internet pudieran bloquear o ralentizar el tráfico en la red.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos ha aprobado hoy una nueva norma sobre el servicio de internet que acaba con la “neutralidad de la red” que garantizaba una norma de 2015.

La mayoría republicana en la institución reguladora ha votado a favor de la nueva regla que deroga el principio de “neutralidad de la red”, que salvaguardaba internet como un servicio público de libre e igual acceso. La Comisión ha tomado la decisión por tres votos a favor y dos en contra (los demócratas) de poner fin a la regulación que impulsó en 2014 el entonces presidente de EEUU, Barack Obama, y que se aprobó un año después.

La norma, aprobada en 2015, pretendía preservar el libre acceso de los usuarios a cualquier web, de forma que el proveedor de internet no tenía capacidad para bloquear o ralentizar esta entrada, algo que cambiaría ahora y podría transformar el modelo de negocio dando prioridad a unos proveedores de contenidos sobre otros.

Una vez se apruebe la nueva regla, quedaría en manos de la empresa proveedora de servicios de internet decidir a qué páginas pueden o no entrar sus clientes, incluyendo medios de comunicación, webs de vídeos o cualquier otro contenido. Según incidió Obama en 2014, la ausencia de ese concepto de “neutralidad de la red” cuestiona los principios de igualdad de acceso y libertad sobre los que se construyó la red.

INTERNET DE “DOS VELOCIDADES”

En ese sentido, según el presidente de la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), Miguel Pérez Subías, el temor de los detractores de la reforma en EEUU es bastante justificado, dado que favorecería un internet a dos velocidades.

En cuanto a la repercusión de la eliminación de la norma, los cambios tienen un alcance mundial, dada la globalización de servicios de comunicaciones e internet de todos los países, con la conexión de cualquier territorio con Estados Unidos, que además es el de principal acogida de operadores y proveedores de servicios de internet.

A modo de ejemplo, si Telefónica se conecta con algún proveedor estadounidense se verá afectada en la velocidad de sus servicios dependiendo del contrato o no de transmisión que tenga la empresa con la que conecta en EEUU.

Por ello, aunque la legislación sea estadounidense, todos los agentes de servicios de internet, también los españoles, se verían finalmente afectados, explica el ingeniero de Telecomunicación Rubén Cuevas, de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M).

Aunque España está sujeta a las normas que fija la UE con relación a la neutralidad de la red, las estrategias de EEUU “acabarán influyendo en el mercado y normativa europea”, dado que los grandes operadores de internet en términos de tráfico y de negocio están en EEUU, explica por su parte el presidente de la AUI.

Debido a que “las grandes compañías en internet son muy grandes”, la reforma en EEUU exacerbaría aún más su “status quo” frente al de otros agentes en la red más pequeños, que tenderían a desaparecer porque no podrían pagar para agilizar sus servicios, advierte Pérez Subías.