Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

El marketing gastronómico está de moda

Salir a comer o cenar a un restaurante siempre es un buen plan. Compartes con amigos y familia, pruebas nuevos sabores, descubres ingredientes, visitas otros lugares y vives experiencias sensoriales muy gratificantes.

Lo que para el consumidor es un gozo, para los expertos en marketing de restaurantes, es el momento de poner a funcionar todas sus armas con el fin de captar la atención de sus potenciales clientes. Primero necesitan atraerlos hasta sus establecimientos, luego conseguir que pidan lo que más les conviene, y  por último que se gasten una suma considerable de dinero mientras disfrutan de una experiencia agradable que los invite a volver.

Aquí va lo que debes tener en cuenta:

La disposición de los clientes

Dejando a un lado la comunicación del restaurante, con esto me refiero a: imagen corporativa, identidad visual, publicidad, entre otras; una de las tácticas más básicas y efectivas para atraer clientes es la de sentar a los comensales que ya están dentro próximos a la ventana para que desde fuera parezca que el restaurante está lleno, esto influye en el resto de viandantes de tal forma que les lleva a pensar que si el sitio está así de concurrido, tiene que comerse muy bien, lo que atraerá nuevos clientes aunque el restaurante este casi vacío.

Música y la decoración

Hay diversos estudios que han comprobado que la música influye en el comportamiento del consumidor. Por ejemplo, la música clásica invita a gastar más dinero en los vinos, la música con un ritmo más lento hace que los comensales estén más tiempo en el restaurante y la música popular o de radio fórmula, con un volumen algo más alto, hace que suba el consumo de refrescos o combinados.

En la decoración son muy importantes los colores, cuando un restaurante decide poner los manteles rojos no es por casualidad, puesto que este color abre el apetito de modo subconsciente.

Las cartas (ingeniería de menús)

Las cartas no deben ser demasiado extensas. Un estudio de la Universidad de Bournemouth, detectó que el número ideal de platos en un restaurante de comida rápida son 6, mientras que en los restaurantes convencionales lo idóneo son siete entrantes, siete postres y diez platos principales según las preferencias de los comensales.

Respecto a los nombres de los platos deben ser atractivos que produzcan curiosidad o desconcierto por sus ingredientes exóticos o exclusivos, pero sin que suenen demasiado rimbombantes.

De este modo, los comensales pueden sentirse orgullosos de su sabiduría culinaria y explicar al resto de invitados a su mesa el contenido o procedencia de sus platos o se consigue que el cliente pregunte al camarero y es en este momento donde un buen profesional vende los paltos que más interesen al negocio por su margen de beneficios.

Los ingredientes, la forma de preparación o el modo en el que se degusta un plato son aspectos muy importantes que influyen en la decisión del cliente, por eso es importante seducir al comensal con la explicación para llevarle a la elección idónea para el negocio. Además de un experimentado camarero, se pueden pensar muchas otras opciones marketinianas para conseguir una experiencia de usuario original y diferente, por ejemplo en un restaurante de sushi en EEUU ponen en los platos un código QR comestible, impreso en papel de arroz para que los comensales puedan informarse sobre los ingredientes, aditivos, procedencia del producto y método de elaboración del plato que van a comer.

El Precio

Para acrecentar aún más los beneficios también se utiliza otra de las 4 Ps del marketing, el precio. Éste es mejor ponerlo sin decimales, ya que así sugiere cuantías más económicas, además es preferible no alinearlos para que sea más difícil su comparación.

Siempre es positivo poner un plato de precio muy elevado para dar un toque de sofisticación y elitismo al sitio y que a su vez haga más asequible el resto de platos, los mismos que el dueño del restaurante desea vender en abundancia porque le reporte mayores beneficios. Conseguir que el cliente pida los platos más rentables de la carta puede aumentar hasta un 10% los ingresos del negocio.

¿Qué esperas para implementar estos consejos a tu negocio o al de tu cliente?