Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

La conciencia verde de los consumidores está cambiando el packaging

El plástico, que era una parte crucial e incuestionable del día a día hasta no hace mucho, ha empezado a tener un impacto negativo en la sensibilidad de los consumidores con relación al uso de los empaques.

Posiblemente esto se deba a un cambio de apreciación en lo que a las cosas se refieren. La presencia más habitual en las noticias – y sobre todo en las redes sociales – de los problemas que genera el plástico y de su naturaleza casi indestructible, han hecho que los consumidores sean mucho más conscientes de cómo el plástico es un problema para el medio ambiente.

Si además se suma el hecho de que las normativas se han vuelto mucho más duras en estos temas, se completa la situación del plástico y su impacto en la vida moderna. Muchas de las normativas actuales prohíben el uso de plásticos para los comercios y/o comerciantes.

Todo este contexto ha impactado en como se gestiona el packaging de los productos. Una de las grandes tendencias es la de eliminar el plástico del packaging, algo que están haciendo compañías de todo tipo y en todo tipo de negocios. Desde packs de cervezas que eliminan los aros a negocios que permiten llevar envases de casa para no tener que usar los de plástico.

El rediseño del packaging también tiene un buen impacto económico, ya que apuesta por usar materiales 100% reciclados o en garantizar que el empaque tendrá una nueva vida útil una vez que dejó de usarse.

A lo anterior se agrega el creciente uso de materiales alternativos como los bioplásticos, que son mucho más fáciles de reciclar (incluso algunos son compostables) y tienen también un impacto mucho más bajo en su proceso de producción.